lunes, 27 de junio de 2016

DÍA INTERNACIONAL DE LA SORDOCEGUERA

El 27 de junio de cada año se conmemora el Día Internacional de la Sordoceguera como una discapacidad que resulta de la combinación de dos deficiencias sensoriales (visual y auditiva), que se manifiestan en mayor o menor grado, que genera en las personas que la padecen problemas de comunicación únicos y necesidades especiales derivadas de la dificultad para percibir de manera global, conocer, y por tanto interesarse, y desenvolverse en su entorno. Algunas personas sordociegas son totalmente sordas y ciegas, mientras que otras tienen restos auditivos y/o visuales.
    La misma afecta gravemente las habilidades diarias necesarias para una vida mínimamente autónoma y requiere servicios especializados, personal específicamente formado para su atención y métodos especiales de comunicación. En tal caso, el efecto de incomunicación y desconexión con el mundo que produce la combinación de las dos deficiencias es tal, que la persona sordociega tiene graves dificultades para lograr movilizarse y acceder a la información, a la educación, a la capacitación profesional, al trabajo, a la vida social y a las actividades culturales.
Sin embargo existen formas de actuar y comunicarnos con las personas que poseen esta discapacidad. Al respecto, la Fundación ONCE para la Atención de las Personas con Sordoceguera comenta: “Es natural que la primera vez que nos encontremos con una persona sordociega estemos algo desorientados respecto a cómo actuar ante ella. Los siguientes consejos pueden servir para hacer que nos sintamos más seguros y facilitar así la comunicación: 
1. Siempre darle a conocer nuestra presencia tocándole suavemente en el hombro o en el brazo. Si está concentrado en la realización de alguna tarea, esperaremos hasta que pueda atendernos.
2. Es recomendable identificarnos, decirle quiénes somos, deletreando nuestro nombre y por el cual nos conoce. 
3. Si utiliza un audífono porque puede entendernos a través de él, nos dirigiremos a él de manera clara y directa, siempre vocalizando bien. En estos casos conviene evitar los lugares ruidosos para desarrollar una conversación.  
4. Si lo que conserva es algo de resto visual, trataremos de no salirnos de los límites de su campo de visión. Quizá pueda entendernos a través de la labiolectura o utilizando otros recursos, como la Lengua de Signos. Si no conocemos otro método, dirijámonos a él escribiendo en un papel blanco con letras grandes, frases sencillas y, a ser posible, en tinta negra para que el contraste sea mayor. Un lugar bien iluminado hará más eficaz la comunicación. 
5. Cuando nos encontremos con una persona sordociega conocida, saludémosla directamente, aunque vaya acompañada. 
6. Al caminar con él, la forma correcta de llevarle es dejar que tome nuestro brazo; por lo general, lo hará por encima del codo. Así podrá seguir mejor nuestros movimientos. Nunca debemos intentar llevarlo delante de nosotros. Le transmitiremos los signos convenidos para indicarle que hay que subir o bajar escaleras, cruzar una puerta o una calle, etcétera. 
7. No debemos olvidar nunca despedirnos. Si tenemos que ausentarnos un momento, se lo diremos y le dejaremos mientras tanto en un lugar cómodo y seguro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como contactarse...

Bolivar 128 - Tres Arroyos / Teléfono: (02983) 425204 / E-mail: bibliotecailusiones@gmail.com / Facebook: BIBLIOTECA ILUSIONES